jueves, 17 de noviembre de 2011

¿Diario de una adolescente? - Capítulo 5

No podía entender que alguien tan despampanante como Helen pudiera estar celosa de mí, exactamente de mí. Además yo no siento nada, pero que nada por Marcos, aunque sea tan mono... Pero si que sentía algo cuando veía entrar a Helen y Marcos juntos agarrados de la mano  y eso no era amor, de eso estoy completamente segura.

Intenté no pensar más en ese tema y concentrarme en las mates. La verdad es que había estudiado demasiado y me lo sabía bastante bien así que decidí dejar de estudiar. Cuando estaba ordenando los libros el teléfono sonó. Lo cogí rápidamente ya que conocía el número.

- Hola Marcos - dije alegremente
- Hola - suspiró - Mañana es el cumpleaños de Helen y no sé que regalarle. ¿Me puedes echar una mano?
- Claro... - dije a regañadientes
- ¿Por qué ese tono? Te cae mal Helen

Vaya se había dado cuenta

- Que va... Es muy...especial - dije sin pensar
- ¿A qué te refieres con eso?
- No sé no la he acabado de entender
- Ya es complicada al principio pero después ya verás como sois muy amigas
- Volviendo al tema del cumpleaños, ¿qué le gusta a Helen?
- Es muy femenina. Yo creo que le haría ilusión algo de maquillaje
- Si quieres podemos quedar a las 18:30 en el centro comercial y miramos algo por ahí
- Vale. Hasta entonces

Colgé el telefóno y me vesti.

- ¿A donde vas, Jimena?
- He quedado con...Miriam para ayudarla con las matematicas
- ¿A qué hora llegarás?
- Supongo que sobre las 20:30

Cogí mi IPod y me fui. Mientras estaba de camino me choqué  con dos chicos de mi instituto menores que yo.
- Hola - me saludó uno de ellos de quien no recordaba el nombre
- ¿Hola? - intenté recordar sus nombres pero en mi cabeza tenía el rum rum de la música que hace unos segundos estaba escuchando.
- Somos los de 3º C, los que te ayudamos a pintar el mural el año pasado
- Ah ya me acuerdo Rodrigo y Jaime, ¿no?
- Sí, sí - dijo Jaime - ¿No estás con Miriam?
- ¿Te gusta? - dije con bastante interés
- Bueno, está bien. Pero ni una palabra de esto a ella que me da mucha vergüenza
- No, no de esto la tengo que avisar. No sabía yo que tenía admiradores secretos
- Oye que a mí no me gusta - replicó el otro

Me despedí de ellos y volví a escuchar música.

Cuando llegué al centro comercial allí me estaba esperando Marcos
- Hola - le saludé mientras le daba dos besos - ¿Ya tienes alguna idea?
- Supongo que le compraré un kit de maquillaje o alguna colonia
- No seas cutre tiene que ser algo original

Entramos en el centro comercial y después de 1 hora elegimos una blusa azul muy bonita.
- ¿Crees que le gustará? - me preguntó
- Sí, por lo menos a mí me encanta. ¿Podemos entrar en esa tienda? - le pregunté señalando mi tienda de ropa preferida
- Claro
- Cogí varios pantalones y una camiseta y me metí en los probadores. Mientras me estaba probando la camiseta Marcos se asomó
- Oye ¿Qué haces? - le dije empujándole
- Perdón - dijo con cara de arrepentimiento - No he visto nada

Al salir del centro comercial ya eran las 20:10
- Muchas gracias por acompañarme y ayudarme
- De nada hombre, para eso están los amigos
- Se acercó lentamente a mi rostro y sus labios rozaron con los mios pero reaccione enseguida y le empujé
- ¿Qué haces? Tienes novia
- Perdón, no sé en que estaba pensando
- Pero estás loco. A ver decidete
- No tengo nada que decidir. Esto ha sido una equivocación, solo me gusta Helen, es el amor de mi vida
Asimilé esas palabras con amargura y me fui sin despedirme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ya que has leído esta maravillosa entrada, comenta:) Pero eso sí, nada de insultos ni spam:)

Más fotos

Más fotos
Se ha producido un error en este gadget.